top of page

Las claves para una comunidad de egresados integrada

Actualizado: 1 may

En el ámbito educativo, los egresados representan la carta de referencia más valiosa de una institución. Son la evidencia palpable de la excelencia de su programa académico, sus valores y principios compartidos, y las oportunidades de desarrollo extracurricular que ofrece y la proyección tangible de lo que aspiramos para nuestros hijos o para nosotros mismos al unirnos a una comunidad estudiantil. Sin entrar en consideraciones de índole económica, al elegir un colegio para nuestros hijos, una universidad para continuar estudios superiores, o programas cortos para el desarrollo profesional, resulta invaluable conocer a los graduados de la institución, su relevancia en la industria y su impacto en la comunidad.


Colaboración egresados
Egresados

Conscientes de la importancia de los egresados como carta de presentación de una institución, es común enfrentarse al desafío de mantener una base de datos organizada y completa, la herramienta esencial para cualquier iniciativa de vinculación con este grupo.


Para diseñar un plan de acción coherente con la estrategias utilizadas para la vinculación con egresados, y destacar la relevancia de mantenerlos involucrados, reflexionemos primero sobre una realidad: los egresados han sido alumnos durante al menos uno o dos años antes de graduarse. ¿Por qué esperar a que se gradúen y se vayan, incrementando la dificultad y el costo de obtener su información de contacto actualizada? ¿Qué acciones podemos emprender mientras son nuestros estudiantes?


A continuación, se detallan algunos pasos concretos que pueden potenciar este proceso:


1. Construir una relación con la asociación de egresados


Crear conciencia sobre la existencia, objetivos y beneficios de pertenecer a una organización que agrupa a los egresados es fundamental. Es de gran valor estratégico, por ejemplo, la organización de eventos especiales, que pueden ser de bajo costo, que fomenten el networking entre estudiantes y graduados. Desde encuentros informales como una degustación de pizza durante un receso hasta eventos más formales como una presentación con egresados cuyas empresas puedan ofrecer programas de pasantías, pueden ser efectivos.


2. Apoyar a la clase graduanda


Conectar con la clase graduanda a través de su directiva es de vital importancia. Ofrecer apoyo en actividades de fin de año, ya sea como voluntarios, promoviendo sus eventos o participando activamente en los mismos, contribuye a establecer vínculos duraderos. Igualmente, los egresados pueden convertirse en mentores para estudiantes de penúltimo y último año, compartiendo sus experiencias en carreras o universidades de interés.


3. Registrar a los graduandos en la base de datos de egresados


Establecer, desde el inicio del año escolar, un procedimiento estructurado para recolectar datos de los graduandos es primordial. Alentar a los directivos y profesores encargados de curso a participar como promotores que motiven a los estudiantes a registrarse, facilita la obtención de la totalidad de registros con datos personales, correos electrónicos, redes sociales, planes de carrera e intereses. Es igualmente valioso designar durante su año de graduandos dos o tres estudiantes embajadores o representantes que servirán de enlace entre sus compañeros y la comunidad educativa.


4. Fortalecer y mantener el vínculo


El vínculo natural que los egresados tienen con su alma mater debe y puede ser fortalecido a lo largo de los años. Mantener conexiones según los intereses de cada grupo es esencial. Para ello, es conveniente, por ejemplo, invitar a aquellos interesados en actividades deportivas a iniciar un torneo, otorgar reconocimientos a los participantes de grupos artísticos, o permitir a los expertos en tecnología impartir charlas a estudiantes de STEM. Todo esto, coordinado con los representantes o embajadores de promoción, conlleva la debida promoción en los medios de comunicación tradicionales y redes sociales de la institución, siendo vitales las manifestaciones de agradecimiento posteriores. Esto permite resaltar la calidad de los egresados y motivar a sus pares a involucrarse.


En conclusión, conocer a los egresados desde su paso por la institución como estudiantes es esencial. Saber cómo localizarlos y comprender sus intereses nos permite agregar valor a su experiencia con su alma mater incluso después de dejar las aulas. Este paso inicial es crucial para construir una relación duradera con nuestros egresados, manteniéndolos vinculados e interesados en la institución.


Vielka Morales de Aquino

Consultora especializada en desarrollo institucional


Comentários


bottom of page